Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El viaje en avión para personas con diabetes

Quienes tienen diabetes pueden disfrutar de todo tipo de viajes recreativos como cualquier persona, incluso realizar travesías a lugares lejanos. Lo importante es que planifiquen su viaje con anticipación1.


Lo primero es verificar tu estado de salud con un chequeo médico completo y satisfactorio antes de iniciar el viaje, para asegurarse de que la diabetes está bajo control. Consulta si es necesario vacunarte, lo que debes hacer con tiempo para recuperarte de cualquier, posible efecto secundario.


Pídele a tu médico un informe con la siguiente información:


  • Cómo se trata tu diabetes (medicamentos, inyecciones de insulina, etc.).
  • Todos los medicamentos y el equipo necesario para el control de la glicemia (monitor de glicemia, cintas, lancetas, jeringas etc.).
  • Alergias a alimentos o medicamentos.
  • Receta para insulina o medicamentos, no solo que cubran el viaje, sino que tengas disponibilidad en caso de cualquier emergencia y debas permanecer más tiempo de lo planificado, o pierdas tu kit durante el viaje, ya que en el extranjero puede que no encuentres el mismo medicamento.

Preparando las maletas2


Cuando prepares las valijas, incluye los siguientes artículos:


Plan para cruzar la zona horaria


Si te administras inyecciones de insulina y vas a cruzar zonas horarias, habla con tu médico antes de iniciar el viaje. Pide ayuda basándote en el itinerario, para planear el horario de tus inyecciones y comidas mientras viajas. Una buena idea es mantener tu reloj con la hora de la zona horaria de tu hogar hasta la mañana siguiente a tu llegada.


Medir tu glicemia mientras viajas es tan importante como cuando estás en casa. Es importante comprobar el nivel de azúcar en sangre justo después de aterrizar, puesto que el "jet lag" puede hacer que sea difícil saber si tu nivel es muy bajo o muy alto4.


Almacenamiento de insulina


La insulina que está en uso no necesita mantenerse refrigerada, pero no debería guardarse a temperaturas muy calientes o muy frías. Es importante almacenarla correctamente. En tu viaje, lleva una bolsa especial para su almacenamiento.


Consejos para cuando ya llegaste a tu destino2


  • Cómo se trata tu diabetes (medicamentos, inyecciones de insulina, etc.).
  • Todos los medicamentos y el equipo necesario para el control de la glicemia (monitor de glicemia, cintas, lancetas, jeringas etc.).
  • Alergias a alimentos o medicamentos.
  • Receta para insulina o medicamentos, no solo que cubran el viaje, sino que tengas disponibilidad en caso de cualquier emergencia y debas permanecer más tiempo de lo planificado, o pierdas tu kit durante el viaje, ya que en el extranjero puede que no encuentres el mismo medicamento.
  • Insulina y jeringas que necesites para todos los días del viaje y porcentaje adicional en caso de emergencia o pérdida.
  • Suministros para el autocontrol de la glicemia; asegúrate de incluir baterías extra para tu monitor de glicemia, recuerda que las baterías no pueden llevarse en el equipaje de mano.
  • Medicamentos orales y suministros médicos, junto a la receta original.
  • Lleva o usa una identificación médica, y lleva la información de contacto de tu médico.3
  • No olvidar llevar alimentos para tratar hipoglicemias en tu equipaje de mano, lo que incluye tanto hidratos de carbono de absorción rápida (azúcar, jugos, etc.) como de absorción lenta (galletas, snacks, etc.). Recuerda que los líquidos como jugos debes comprarlos después de pasar policía internacional en sala de embarque.
  • Mantén los medicamentos en sus envases originales con todas sus etiquetas, así como la prescripción médica original. Los necesitarás durante los controles de seguridad para el vuelo.
  • Antes de volar, asegúrate de solicitar una comida especial baja en azúcar, grasa y colesterol al menos 48 horas antes.
  • Siempre lleva algún alimento en el caso que tu comida se retrase o haya un error en tu pedido. Espera hasta que te lleven tu comida para administrarte la inyección de insulina, de lo contrario, si hay alguna demora, puedes experimentar una disminución del nivel de glucosa en sangre.
  • Si viajas al extranjero es recomendable contratar un seguro de viaje que incluya gastos médicos. Cada día son más económicos y te aseguran asistencia en caso de que lo requieras. Averigua la cobertura del seguro, los gastos que cubre y en qué centros asistenciales atienden antes de contratarlo
  • No te esfuerces por unos cuantos días tras un vuelo largo.
  • Examina tu nivel de azúcar en sangre según las recomendaciones de tu médico.
  • Planifica tus actividades de modo que se ajusten a tus necesidades de insulina y alimentos.
  • Toma colaciones mientras estás en una excursión o haciendo turismo. Siempre lleva estas colaciones desde el hotel o punto de partida, no asumas que encontrarás alimentos en cualquier sitio.
  • Sé extremadamente cuidadoso con el agua y la comida. Evita los alimentos crudos y el agua de la llave. En el extranjero el agua y los alimentos no cocinados pueden provocar problemas digestivos y con ello tus niveles de glucosa en sangre podrían tornarse incontrolables.
  • Utiliza zapatos cómodos y nunca camines con los pies descalzos. Examina tus pies todos los días, buscando signos de ampollas, cortes, enrojecimiento, inflamación o heridas.

Compartir

Archivado como: