Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Hablar con tu medico

Ya sea que te hayan diagnosticado diabetes hace muchos años o recientemente, comunicarte eficazmente con el personal de salud es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Si te sientes nervioso al hablar con tu médico, hay buenas razones para que superes ese miedo. La falta de comunicación te produce más estrés, ansiedad y posiblemente depresión. También, inevitablemente, lleva a que el cuidado de la diabetes sea menos frecuente y menos exitoso.1

Debido a que la comunicación con los médicos es algo bueno para tu salud, a continuación describimos algunas pautas para iniciar conversaciones y para mantenerlas.

Saber quién es parte del equipo médico

Si aún no conoces a las personas que son parte del equipo médico, conócelos. El personal médico puede incluir:

  • un médico de cabecera
  • un(a) farmacéutico/a
  • un(a) enfermero/a
  • un(a) nutricionista
  • un(a) endocrinólogo/a
  • un(a) oftalmólogo/a
  • un(a) psicólogo/a
  • un(a) podólogo/a

Quizá no necesites realizar consultas con todos esos profesionales, pero es una buena idea saber a quién acudir cuando tienes preguntas específicas.

Tienes voz y voto dentro del equipo médico

¡El miembro más importante del equipo médico eres tú! Además de hacer lo que sea necesario para controlar la diabetes a diario, esto también significa que tienes voz y voto con lo relacionado a tu tratamiento. De hecho, tu médico debería hablarte sobre tu diagnóstico y sobre todas las opciones de tratamiento que están disponibles, con el fin de que puedas tomar una decisión consciente con respecto a tu salud. La Organización Mundial de la Salud brinda una excelente descripción sobre el consentimiento informado, que incluye una lista de los tratamientos que requieren consentimiento por escrito (como las cirugías) y un detalle de lo que sucede durante el proceso de consentimiento informado.2

¿Cuánta información deseas saber?

A veces los detalles médicos pueden ser abrumadores o intimidantes. Si prefieres no saber estos detalles de inmediato, siéntete libre de comunicárselo a tu médico. Solo asegúrate de encontrar un equilibrio con el que te sientas cómodo respecto de lo que quieres saber y de lo que necesitas saber para controlar correctamente la diabetes. Por el contrario, si saber cada detalle clínico te tranquiliza y te permite sentir que tienes todo bajo control, comunícaselo también a tu médico.

Saber de qué temas hablar y qué preguntas hacer

Es probable que tengas preguntas generales que querrías hacerle a tu médico cuando realizas una consulta: nuevos síntomas, cualquier tipo de cambio en tu tratamiento, etc. Lo mejor es responder a esas dudas de inmediato. Asegúrate también de realizar preguntas sobre temas delicados o cualquier asunto que sea importante para ti. Y si has decidido incorporar medicamentos o tratamientos alternativos a tu régimen, se honesto y comunícaselo al equipo médico. Estas conversaciones tienen una razón válida: ¡tu salud!

¿Tienes información sobre los exámenes médicos?

Es importante que te hagas los exámenes que te solicita tu médico, pero no te olvides de preguntar sobre tales análisis. Algunas de las preguntas que puedes realizar:

  • ¿Hay algo que debo hacer antes del exámen?
  • ¿Qué medirá el exámen?
  • ¿Cómo influenciará el examen cualquier tipo de cambio que se aplique al tratamiento?
  • ¿El examen presenta algún riesgo?
  • ¿Cómo se me informarán los resultados?

Qué hacer antes y después de la consulta médica

Si tienes asuntos para comunicarle a tu médico, organiza con anticipación lo que piensas decir. Puedes hacer una lista con las preguntas que quieras hacerle y llevarlas a la consulta; eso contribuirá a que la consulta se mantenga encaminada y también te dará confianza para conseguir la información que necesitas. Luego de la consulta, no dudes en pedir otra cita médica si tienes dudas sobre tu tratamiento. Por ejemplo, si recibes resultados de exámenes que no comprendes, llama por teléfono y solicita otra consulta.

¿Tienes problemas para hablar con tu médico?

Sí, los médicos siempre están ocupados, pero su trabajo es proveerles servicios a sus pacientes, por lo tanto, no hay razón por la que debas postergar o prescindir de la información que necesitas sobre tu salud. Si no recibes una respuesta clara por parte de tu médico sobre un tema en particular, trata de decir: “no entiendo [este tema]. ¿Podría tomarse unos minutos para explicármelo?” Si tu médico no tiene tiempo para entablar una conversación en persona, propónle tener una consulta extra para poder comunicarle las preocupaciones que tienes. Un amigo o un familiar que entienda más sobre la diabetes también pueden colaborar y acompañarte a las citas médicas. Nunca te des por vencido en obtener el conocimiento que necesitas.

Menciona los siguientes puntos en toda consulta médica

  • Nuevos síntomas
  • Cambios en el tratamiento
  • Temas delicados
  • Los asuntos que sean de mayor importancia para ti
  • Realizar análisis médicos y obtener los resultados
  • Lo que sea que no comprenda sobre tu salud

1 Diabetes Care. Look Who’s (Not) Talking: Diabetic patients’ willingness to discuss self-care with physicians. Disponible en: http://care.diabetesjournals.org/content/35/7/1466.short?rss=1 Acceso el 30 de junio de 2015

2 World Health Organization. The Process of Seeking Informed Consent. Disponible en: http://www.who.int/rpc/research_ethics/Process_seeking_IF_printing2.pdf Acceso el 30 de junio de 2015

Compartir

Archivado como: